martes, marzo 11, 2008

M

Sin saber decir adiós,
si faltaba mucho por tener,
las memorias caen en lágrimas...
se devanecen, pero no desapareces.
Para siempre debía ser mucho tiempo.
El reloj no marcó las horas,
fueron solo segundos.
Y fui tu sombra sin alas,
podia estar junto a ti y sin poder tocarte.
El corazón no lo salvó todo.
El silencio es aire,
el fuego la nada
y el amor murió.
Me olvidé de decir te extrañaré,
olvidé aparentar tristeza,
asi de repente cambiaste el mundo,
así... no vuelves más.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página principal